Top
Instax SQ10 delante

Instax Square SQ10, cámara de formato cuadrado, instantánea y digital

Parecía imposible innovar en un campo tan atemporal como el fotografía instantánea… hasta la llegada al mercado de la Instax Square SQ10. Fujifilm sale de la zona de confort que en el que se encontraba desde hace años su línea Instax y arriesga con un concepto de cámara híbrida: mitad instantánea y mitad digital. Ya es posible encontrarla en los escaparates más cercanos a a un precio recomendado de 289€.

Además de incluir un sensor de 1/4″ que permite capturar fotografías de 3,7 megapixeles (1920×1920), la Instax Square SQ10 inaugura el formato cuadrado de la marca e incorpora avances inéditos hasta ahora en el concepto Instax. Por un lado, nos encontramos con un sistema de autoenfoque muy efectivo.  Gracias a la movilidad del foco se posibilita la utilización de una óptica mucho más luminosa  que las empleadas previamente en la línea Instax.

Impresión Instax Square SQ10

la mayor ventaja de la SQ10 es que puedes disfrutar de esa instantaneidad de la impresión en el momento que desees

No menos importante, la pantalla LCD sustituye al tradicional visor óptico.  La ventana al mundo digital de la SQ10 permite la aplicación de filtros y efectos, el control de la exposición y el encuadre, el visionado de las imágenes almacenadas en la memoria y la impresión de una o varias copias de las fotos en cualquier momento.

La cámara más divertida

Esta presentación en el blog de la Instax Square SQ10 no va ser un análisis técnico al uso. En este primer contacto, lo más importante es destacar que me parece la cámara más divertida que ha pasado por mis manos en mis 10 años de experiencias fotográficas. Aquí van mis cuatro argumentos principales:

  • La esencia de la diversión de las Instax es producir en el momento del disparo una obra física. En mi opinión, la mayor ventaja de la SQ10 es que puedes disfrutar de esa instantaneidad de la impresión en el momento que desees: justo después del disparo o después de visualizar y editar la foto en la cámara. Nos ahorra la frustración de las tomas fallidas y permite sacar más partido al dinero invertido en película.
  • La extrema simpleza de una cámara instantánea te libera de los formalismos para que únicamente te centres en el momento fotografiado. No obstante, el añadido digital de la SQ10 te permite jugar con más ajustes de disparo sin frenar apenas la espontaneidad de la toma. El autoenfoque, una sensibilidad de hasta 1600 ISO, la óptica luminosa… refuerzan la idea de “control espontáneo” de la foto. Y aumenta el disfrute de la cámara.
  • El formato “square” para mí es perfecto: la SQ10 no tiene la aparatosidad de las Instax Wide y sus impresiones no tienen el tamaño minúsculos de las Instax Mini. Además, las fotos lucen genial en Instagram.
  • El post-proceso de la foto en la cámara es sencillo y engancha muchísimo: el viñeteo creativo, el ajuste de exposición, el reencuadre y los filtros se aplican de manera ágil e intuitiva a través de los cuatro botones alrededor del dial de control. El filtro monocromo elimina la necesidad de comprar una película específica en blanco y negro.


En la página dedicada de la Instax Square SQ10 podrás ver una lista completa de características técnicas, las cuales iremos desgranando poco a poco durante los próximos días de prueba intensiva.

¿Nos acompañas? Puedes seguirnos en:

Jon Díez
No Comments

Post a Comment

Pin It on Pinterest